RTVE acercará los Juegos de Tokio a todos los españoles

RTVE será la plataforma que acerque los Juegos Olímpicos de Tokio a todos los aficionados españoles. Con un despliegue especial de más de 400 horas de emisión de todos los deportes con representación española, RTVE será testigo principal de todo lo que hagan nuestros deportistas en Japón. Tanto la Ceremonia de Apertura como la de Clausura se podrán ver también en RTVE entre el 23 de julio y el 8 de agosto.

La delegación española tratará de realizar un buen papel en la que sin duda será la cita deportiva más importante de 2021 y la más esperada de los últimos años, ya que la pandemia que afecta al mundo desde diciembre de 2019 retrasó un año la celebración de los Juegos. Precisamente el COVID impedirá que los aficionados puedan viajar a Japón para ver in situ el evento, por lo que el despliegue de RTVE se hace más atractivo aún para todos los españoles.

“Prefiero pensar en el día a día”

Con 30 años cumplidos el pasado mes de noviembre Mireia Belmonte disfrutará en Tokio de sus cuartos Juegos Olímpicos. La nadadora más laureada de la historia de nuestro país acumula cuatro medallas olímpicas: dos en Londres 2012 y otras dos en Río 2016. Precisamente en el evento brasileño logró su hasta ahora único oro, en la prueba de 200 mariposa. Su papel en Tokio es una incógnita. Una lesión en el hombro no le ha permitido preparar la cita del año como le hubiera gustado. Pero Mireia es Mireia, y eso, en una gran cita internacional, siempre es sinónimo de éxito.

 

El idilio de Mireia Belmonte con los Juegos Olímpicos comenzó en 2012, en Londres. Allí, la nadadora de Badalona consiguió dos medallas de plata, una en 200 mariposa y otra en 800 libres. Cuatro años después, en Rio 2016, llegó su mayor éxito: la medalla de oro en 200 mariposa. Además, también se colgó un bronce en 400 estilos. Ocho años antes, en los Juegos Olímpicos de Pekín, con sólo 17 años, había tenido su primer contacto con una cita olímpica. Y ahora llega Tokio. Una incógnita para todos y especialmente para ella: “Estoy bien. Estoy mucho mejor del hombro. Evoluciono poco a poco y estoy muy contenta e ilusionada con todo lo que está por llegar”.

La catalana se conoce mejor que nadie. Sabe que a estas alturas, con menos de tres meses por delante, no puede, ni debe, marcarse un objetivo para las próximas Olimpiadas: “Soy partidaria de pensar en ir día a día. Primero tenemos otras competiciones que también son importantes. Hay que prepararlas e ir día a día para ver cómo evoluciona el hombro”.

Pero cuando hablamos de una gran cita internacional y de Mireia Belmonte es inevitable pensar en las medallas. La nadadora del UCAM Club Natación Fuensanta, Campeona del Mundo, Campeona de Europa y Campeona Olímpica, prefiere sin embargo no obsesionarse con otra medalla en Tokio: “Estoy un poco indecisa. No he competido desde hace tres meses. Creo que es importante pensar en el día a día y no a tres meses vista”.

Mireia Belmonte lleva muchos años siendo uno de los referentes internacionales en el mundo de la natación. Entró a formar parte del Plan ADO hace más de una década y reconoce la importancia que tiene para todos los deportistas: “Es una ayuda bastante buena para el día a día. Siempre es bueno toda la ayuda que nos den a los deportistas”.

Una vida entregada a los demás

La vida de Fernando Cáliz cambió radicalmente hace ocho años cuando le diagnosticaron párkinson. Lejos de hundirse y dejar de practicar lo que más le gustaba, hacer deporte, no dudó en lanzarse a la calle e ir superando retos cada vez mayores, e imposibles para la mayoría de los humanos. Lo último fue correr 200 kms. Y lo hizo además por una causa benéfica: “Corrí para recaudar fondos para Sonrisa Digna, que es un Banco de Alimentos. Después se amplió al tema del párkinson porque yo padezco esta enfermedad y la gente que colabora conmigo me dijo que ya que iba a recaudar fondos también usara una parte para mi operación”.

Fernando no tiene límites. Siempre quiere más y a un reto grande le sigue siempre otro enorme: “Me pongo retos por motivación. El año pasado intenté hacer el mayor número de San Silvestres y este año quería correr 200 kms por algo benéfico. El año que viene queremos hacer algo más grande con la Asociación que hemos creado: Run 4 Your Life

El sanfernandino ha recibido la ayuda desinteresada de muchos deportistas: “Koke me donó una camiseta. Feliciano López, una raqueta y una camiseta. La selección española de rugby me ha firmado un balón. Nacho, del Real Madrid, me ha firmado unos balones… Todo esto se ha sorteado y algo se ha vendido. También hemos regalado alguna cosa. Por ejemplo, hay una niña que tiene leucemia y si ella lo quiere, va antes que yo”.

Fernando Cáliz acaba de cumplir 48 años y sufre párkinson desde que tenía 40. El deporte le sirve para disfrutar de la vida, sabiendo además que su esfuerzo sirve para ayudar a muchas más personas.

España, protagonista de un fin de semana lleno de éxitos

El deporte español sigue sumando éxitos casi a diario. En las últimas 48 horas han sido muchos los deportistas que han cosechado triunfos y que dejan claro que su puesta a punto para la gran cita de 2021, los Juegos Olímpicos de Tokio, va por el buen camino.

Carolina Marín ha logrado su quinto título de Campeona de Europa de bádminton al superar en la final a la danesa Christophersen por 21-13 y 21-18. La onubense no ha cedido ni un solo set en el torneo y vuelve a demostrar que no tiene rival en Europa.

En el campo de regatas de Vilamoura, en Portugal, las parejas españolas de 470 han iniciado de forma sobresaliente el Campeonato de Europa de Vela de la categoría. Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez son líderes, y Silvia Más y Patricia Cantero, terceras. Los cuatro regatistas representarán a España en Tokio, aunque antes intentarán subir a lo más alto del pódium en la que es la última prueba oficial antes de la cita del año.

Otro de los grandes éxitos del deporte español ha llegado desde Polonia. En atletismo, en los Mundiales de relevos, el equipo de 4X400 mixto ha sido el gran protagonista al concluir sexto en la final, pero con el enorme triunfo de lograr su clasificación para Tokio, el récord de España y el billete para el Mundial de Oregón 2022. Julio Arenas, Andrea Jiménez, Aauri Lorena Bokesa y Bernat Erta pararon el crono en 3:18:98 y representarán a España en una modalidad que se estrenará en la próxima cita olímpica.

Y desde el otro lado del charco, en México, Javi Gómez Noya no falló en la Challenge Cancún de Triatlón. El gallego logró la victoria con una marca de 3h43:36, más de 4 minutos menos que el segundo clasificado, el suizo Wild. Noya prepara en el país americano su presencia en Tokio y ha dejado claro que a menos de tres meses de los Juegos Olímpicos se encuentra en un gran momento de forma.

“Veo la sonrisa de mi hijo y se acaban los problemas”

Con sólo 30 años Ona Carbonell es la veterana del equipo español de Natación Artística. Su experiencia es clave para sus compañeras, que la respetan y la admiran por igual. Para ellas, la catalana es como una madre. Dentro de la piscina es la líder de un combinado que en pocas semanas se jugará una plaza en Tokio. Pero el mayor reto de Ona está fuera del agua, en casa. Hace nueve meses ganó su medalla más importante: ser madre. Desde entonces, su vida ha cambiado. El deporte sigue siendo fundamental para ella, pero su prioridad es distinta: “Es lo mejor de la vida. Aunque esté cansada, tenga un mal entrenamiento o llore, veo su sonrisa y se acaban los problemas”

 

La natación artística española lleva muchos años en lo más alto del panorama internacional. El esfuerzo y el trabajo suele recompensarte con triunfos, éxitos y medallas. Es el caso de Ona Carbonell, que lleva desde los 14 años formando parte del equipo español. Ha participado en Campeonatos de Europa, en Campeonatos del Mundo y en Juegos Olímpicos. Precisamente en Londres, en 2012, ganó dos medallas y tocó el cielo. Eso pensaba ella. Y lo sigue pensando, aunque ahora con un matiz: tocó el cielo en su vida deportiva. En la personal lo hizo hace ahora nueve meses. Ona Carbonell fue madre en agosto de 2020. Desde entonces su prioridad tiene nombre y apellidos. Ahora, su esfuerzo es doble, o triple, porque todo ha cambiado para ella. La sirena catalana disfruta hoy de su primer día de la madre con Tokio como objetivo y con la felicidad de haber logrado su triunfo más importante: “Todo el mundo me decía que me cambiaría la vida, y efectivamente te cambia, tanto en lo personal como en lo profesional. Hasta que no empiezas a vivir el día a día no sabes cómo será. Entreno muchas horas, veo a mi hijo muy poco. Lo que peor llevo es que duermo muy poco. Para mí esto es lo más duro y cuando llego a casa no recupero como antes porque obviamente un niño tiene mucha demanda. Cada vez está más activo, pesa más y quiere marcha. Es difícil y es duro, pero también llegas a casa y es lo mejor de la vida. Aunque estés cansada o tengas un mal entrenamiento, aunque llores… veo su sonrisa y se acaban los problemas”.

A Ona Carbonell se le ve feliz. Cuando habla de su hijo siempre se le escapa una sonrisa. Ahora ve la vida de forma diferente. Tiene prioridades distintas. Valora todo mucho más y es capaz de dejar a un lado la parte deportiva si las cosas no le salen como ella quiere. La exigencia en los entrenamientos no ha bajado. Para llegar donde ha llegado y estar donde ella está hay que ser una deportista sobresaliente, una estrella mundial. Pero a sus 30 años, con un pasado y un presente sólo al alcance de unos pocos privilegiados, ve las cosas de forma diferente: “Todo lo valoro distinto. Tener un hijo te hace relativizar todo mucho más. Antes me obsesionaba cuando no me salía algo en el agua y pasada todo el día pensando en ello. Ahora tengo otras cosas mucho más importantes. Te cambian mucho las prioridades. Estoy luchando mucho para conseguir un objetivo con este grupo, pero para mí después de haber sido madre el objetivo es transmitir los valores que he aprendido en el deporte a este equipo. Una parte más humana y más de valores”.

La catalana lleva dieciséis años en el equipo nacional. Se ha ganado su papel de líder. Es el referente para sus compañeras y el espejo donde miran las más jóvenes. Porque las deportistas que empiezan en la natación artística quieren ser como Ona Carbonell. Su trayectoria, a pesar de tener muchos años por delante, la ha colocado donde merece. Para el resto del equipo español es como una madre, y ella asume feliz esa responsabilidad: “Al principio me daba como respeto. Cuando estamos en la tarima mis compañeras me dicen ¡venga mami! Me hace gracia porque me doy cuenta de que es verdad. Todas me dijeron que les hacía mucha ilusión normalizar esto porque debería ser más normal de lo que es. Mi papel ha cambiado. Desde hace tiempo quiero enseñar y transmitir valores y experiencia”.

Gran fin de semana para el deporte español

El deporte español no para de dar alegrías a todos los aficionados y poco a poco sigue acumulando presencias en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio. En las últimas 48 horas los ojos estaban puestos en dos citas de alto nivel internacional: el Preolímpico de Tenis de Mesa y la Copa del Mundo de Tiro con Arco.

En Guimaraes, Portugal, Álvaro Robles y María Xiao buscaban su billete para Tokio en el Preolímpico de Tenis de Mesa. Y lo lograron los dos. Robles, becado de ADO, lo hizo de forma épica al imponerse al ruso Sidorenko en el partido definitivo. El español ganó en la séptima manga por 17-15 después de levantar cinco bolas de partido. Robles participará por primera vez en unos Juegos Olímpicos.

Y también lo hará María Xiao. Igual que Robles, en la séptima manga del partido definitivo la española venció a la eslovaca Barbora Balazova por 11-6 y se ganó su presencia en Tokio.

Y de Portugal a Guatemala. Del Preolímpico de Tenis de Mesa a la Copa del Mundo de Tiro con Arco. En el país centroamericano el equipo español formado por Miguel Alvariño, Dani Castro y Pablo Acha ganó la medalla de oro por primera vez al vencer al equipo de USA, favorito, por 6-2.

Nueva imagen de Telefónica

Telefónica ha cambiado de imagen después de más de veinte años. El nuevo logo moderniza el diseñado en 1984, simplificándolo, como asegura la compañía española, a cinco círculos que reflejan las cinco geografías en las que tienen presencia: España, Reino Unido, Alemania, Brasil e Hispanoamérica, o los cinco ejes estratégicos de su plan de transformación.

Telefónica siempre ha apostado por el deporte y ha mostrado desde su inicio su fidelidad a ADO siendo uno de los Socios Patrocinadores.

Historia viva del deporte español

Son dos iconos del deporte español. Jennifer Pareja y Gemma Mengual representan lo que todas las jóvenes que empiezan a practicar un deporte quieren llegar a ser. Durante su larga y exitosa carrera deportiva las dos catalanas lo ganaron todo. Medallas, títulos individuales y de equipo, y miles de reconocimientos públicos cuelgan en las vitrinas de dos mujeres que fueron, son y serán un ejemplo para el deporte español. Y serlo cuando estás en activo es algo que consiguen muy pocos deportistas, pero mantenerlo cuando llevas varios años retirado es algo que está sólo al alcance de unos privilegiados. Son Jennifer Pareja y Gemma Mengual, dos mujeres que elevaron hasta lo más alto al waterpolo y a la natación sincronizada española.

 

Sólo quedan tres meses para que comiencen los tan esperados Juegos Olímpicos de Tokio. Una cita tan deseada como ilusionante para el deporte español y mundial. Es un momento en el que los afortunados que representarán a su país están centrados de lleno en ultimar detalles que les permitan alcanzar su objetivo. Para unos, Tokio será su primera cita olímpica. Otros, ya tuvieron la suerte de alcanzar ese sueño en Río o en los Juegos Olímpicos anteriores. Y para los más afortunados Tokio será la excusa perfecta para recordar algunos de los mejores momentos vividos años atrás.

 

En este grupo de privilegiados están nuestras dos protagonistas: Jennifer Pareja y Gemma Mengual. Dos deportistas sin las que sería imposible explicar los innumerables éxitos logrados por el deporte acuático español en los últimos veinte años. Son dos voces autorizadas para analizar cómo se presentan los Juegos Olímpicos de Tokio para la delegación española. Pareja tocó el cielo con la plata en Londres 2012, sin olvidar que en su extenso palmarés destacan los oros en el Mundial de Barcelona en 2013 y en el Europeo de Budapest en 2014. Además, la mejor jugadora de waterpolo de la historia de España fue elegida también mejor jugadora del mundo en 2013. Mengual lo fue y lo es todo en la natación sincronizada: cuatro citas olímpicas, dos medallas de plata en Pekín 2008, Mundiales, Europeos y sobre todo, un ejemplo a seguir.

 

Dos deportistas ex ADO que analizan el momento del deporte olímpico español: “Los últimos meses teníamos todos muchas ganas de que llegara el primer día. Teníamos nervios, pasábamos noches sin dormir, cansancio, emoción… En todo el ciclo olímpico pasan muchas cosas, pero sobre todo el último año es muy intenso”, asegura Gemma Mengual. Jennifer Pareja tuvo la suerte de ser olímpica en Londres. Allí, la deportista de Olot se colgó una plata histórica para el waterpolo femenino español: “El recuerdo es mágico. Antes de ir preguntas a la gente que ya ha estado. Es cumplir el sueño que siempre has tenido. Es lo más grande que te puede dar el deporte. Sin olvidar el Mundial, para mí es el mejor recuerdo de todo lo que he vivido. Recuerdo cuando bajamos del autobús a la villa. Ver que estás allí, que no hay marcha atrás… es algo mágico. Me acuerdo del debut contra China. La piscina estaba llena. Miraba por el agujero de la puerta y no me lo creía”.

 

Es imposible analizar la historia de la sincronizada española sin colocar a Gemma Mengual en el sitio que realmente merece. La doble medallista en Pekín 2008 marcó una época que duró muchos años y ahora, desde fuera de la piscina, está convencida de que los éxitos seguirán llegando: “Yo veo bien el presente. Es verdad que hubo una época muy buena, con un ciclo largo de un equipo que estuvo muchos años peleando y soñando con las medallas. Al haber un cambio generacional casi absoluto tienes que volver un poco a remar. Pero lo bueno es que hay un equipo que lo tiene muy claro. Son muy aplicadas y disciplinadas. Se esfuerzan mucho y tienen mucho talento. Y lo más importante, tienen ilusión. Están entre las mejores del mundo. Las diferencias son pequeñas y espero que lo consigan. Siempre he pensado que si lo ves imposible no vas a conseguir tus objetivos. ¿Por qué no van a lograr una medalla?

 

Jennifer Pareja, ahora asesora del presidente del CSD, conoce bien cómo está el deporte español y a qué puede aspirar en Tokio: “Podemos aspirar a todo y a números muy altos de medallas. Se está trabajando muy bien desde todas las Instituciones a pesar de que es un año complicado. Los deportistas que mejor hayan sabido gestionar esta etapa tendrán mucho ganado. Pero los españoles hemos demostrado que en las grandes citas nos crecemos, y una vez más seguro que va a ser así”.

 

Pero dos deportistas del nivel de Gemma Mengual y Jennifer Pareja saben bien que del éxito al fracaso, muchas veces, sólo hay un mínimo detalle: “Siempre nos fijamos en las medallas, pero tenemos que mirar atrás y ver esas posiciones que no son medalla, pero están muy cerca. Yo estuve en la selección dieciséis años y hubo tres que fueron visiblemente buenos. Creo que esa es la clave. Se necesitan muchos años de no aparecer en las finales para después recoger los éxitos. Pero no olvidemos que los éxitos los hacemos todos”, asegura Pareja. Para Mengual “nuestro deporte es subjetivo. Para conseguir un buen resultado tienes que trabajarlo mucho y demostrarlo muchas veces. Nunca es de un día para otro”.

 

Algo que también han tenido en común las dos deportistas fue el Plan ADO. Durante sus años en activo ambas recibieron la beca que les permitió estar centradas sólo en su preparación deportiva y guardan un gran recuerdo: “ADO lo supuso todo. Cuando dedicas toda tu vida a entrenar y a luchar por la natación sincronizada si no tienes una ayuda así, tienes que decidir. Para nosotras fue básico y algo primordial. Nos ayudó mucho para poder darlo todo”. “Nosotras nos hemos mantenido gracias al Plan ADO. Nos pudimos dedicar exclusivamente al waterpolo gracias a las ayudas del Plan y también de los clubes, pero al final lo que realmente nos mantenía y nos permitía dedicarnos 100% era ADO. Estas ayudas son básicas en deportes como el nuestro y es fundamental que se siga con el Plan. Ahora se está trabajando para darle ese impulso que posiblemente ha perdido en los últimos años, pero que es clave para deportes mal llamados minoritarios. ADO me permitió vivir del waterpolo”.

Encuentro entre José Manuel Franco y José Antonio Fernández

José Antonio Fernández, Director General de ADO, y José Manuel Franco, Presidente del CSD y Presidente de ADO, han mantenido hoy un encuentro en el que ambos han mostrado su ilusión y esperanza de que los representantes españoles obtengan grandes resultados en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio. José Manuel Franco ha destacado la importancia que tiene el deporte olímpico para el CSD y en concreto las becas del Plan ADO que reciben los deportistas españoles en función de sus éxitos conseguidos.

Un ejemplo de superación

Con 34 años Blanca Manchón disfrutará en Tokio de sus segundos Juegos Olímpicos. Fue finalista en Atenas 2004 y 17 años después buscará una medalla en la próxima cita japonesa en la modalidad de Windsurf. Desde que logró su clasificación para Atenas hasta ahora ha tenido que recorrer un camino largo y duro. Su mayor éxito llegó en 2016 con el nacimiento de su primer hijo, aunque el embarazo le llevara a perder a todos sus patrocinadores. Ahora, Manchón vuelve con más ganas y con la ilusión de lograr una medalla que, como ella asegura, “será una parte para ADO”.

 

Dentro del mundo del deporte hay muchas historias de superación y esfuerzo llevado a límites difíciles de poder entender. Deportistas que lo consiguen todo y que de un día para otro pasan de estar en la cima al olvido más duro e injusto. Blanca Manchón podría encajar dentro de ese grupo. Pasó de niña prodigio al disputar los Juegos Olímpicos de Atenas con sólo 17 años a tener que pagar de su bolsillo poder ir a competir. Y todo por cumplir su verdadero sueño, ser madre.

Sin embargo, la diferencia entre esos deportistas que pasan del todo a la nada de manera injusta, y no levantan cabeza, y Blanca Manchón, es evidente: La windsurfista sevillana salió adelante cuando todo se le puso negro, cuando nadie apostó por ella. Sólo siete meses después del nacimiento de su hijo se proclamó Campeona del Mundo. Ahora, el sueño deportivo de aquella niña de siete años que empezó a practicar la vela en el río Guadalquivir está un poquito más cerca.

 

¿Cómo fue tu inicio en el mundo de la vela?

Empecé en el río Guadalquivir, en Sevilla, con sólo siete años. Toda mi familia practicaba este deporte. Cuando trajeron las primeras tablas a las costas andaluzas empezaron mis padres y cuando yo tuve la edad para poder comenzar me apuntaron en Sevilla, que era donde yo vivía. De ahí fui avanzando, quería más viento y más olas y me llevaron al Puerto de Santa María.

 

Y del río Guadalquivir… a Atenas 2004

El paso del Guadalquivir a ir a Atenas fue con mucha ilusión y muchas ganas de superarte. Me encanta la competición. Normalmente siempre era la más pequeña del grupo porque empecé muy joven y en este deporte no se suele empezar a esa edad. Iba siempre a remolque de los mayores. Empecé a hacerlo bien y con 16 años entré en el equipo olímpico para ir a los Juegos de Atenas 2004.

 

¿Cómo puedes explicar que de tus primeros Juegos Olímpicos a los segundos, que serán los de Tokio, hayan pasado 17 años?

Es muy difícil clasificarse para unos Juegos Olímpicos en mi deporte. Ha habido muchas selecciones. En mi caso sólo va un chico y una chica y aunque seas primero y segundo en un Campeonato del mundo sólo eligen a una. He tenido mucha competitividad con Marina Alabau y aunque he sido campeona del Mundo y campeona de Europa no tuve tanta suerte en ese proceso de selección. Ahora se me da la oportunidad de ir a Tokio y tengo la opción de pelear por una medalla, que es lo único que me falta en mi carrera. Tengo mucha ilusión y mucha motivación.

 

Después de los Juegos de Río, en 2016, dejas el deporte para cumplir tu verdadero sueño, ser madre. ¿Pensaste en la retirada definitiva o sabías que ibas a volver?

Dejé el deporte con la idea de volver porque me hacía mucha ilusión ir a unos Juegos siendo madre. Uno de mis objetivos en la vida era ser madre y no quería renunciar a ninguna de las dos cosas. Así que después de Río decidí tener a mi hijo, pero no tuve mucha suerte porque perdí a todos mis patrocinadores y tuve que empezar desde cero. Pero después llegaron otros nuevos, gané la selección olímpica y ahora estoy esperando que se celebren. Lo pasé muy mal por todo el tema del covid. Pensé que con todo lo que había tenido que pasar para volver a unos Juegos Olímpicos a lo mejor no se celebraban. Estoy muy feliz de poder estar en Tokio y más con un niño de cuatro años mirándome.

 

¿Te condicionó mucho el nacimiento de tu hijo?

Desde que nació siempre ha viajado por todo el mundo. Con cuatro meses me lo llevé al Campeonato de Europa y con ocho meses estaba en Japón conmigo por el preolímpico. Era una tabla más. Viajábamos el carrito, la tabla, el niño y yo. Siempre he tenido claro que no iba a tener un hijo para dejarlo en casa. En mi familia siempre hemos ido en conjunto. Mis padres me han llevado por todo el mundo a competir y yo quería hacer lo mismo con mi hijo.

 

¿Cuál es tu objetivo para Tokio?

Aspiro a todo. En un deporte como el mío en el que dependes mucho de las condiciones meteorológicas y de cómo te encuentres con tu material hay opciones de todo. Estamos todas muy igualadas. Espero traerme una medalla. Me gustaría mucho poder colgarle esa medalla a mi hijo.

 

¿Algún consejo para las deportistas que, como tú, deciden ser madre estando en activo?

Las mujeres tenemos que elegir cada cuatro años si ser madre o no. En el deporte no existen las bajas maternales. Año que no compites, año que no ingresas nada. Tienes que pensarlo mucho. Cuesta muchísimo, pero se consigue, y la sensación de haber cumplido un objetivo y la satisfacción personal que tenemos es enorme.

 

Entraste al Plan ADO con menos de 18 años… Toda una vida formando parte de la familia ADO.

Llevo con ADO desde que tenía 17 años y para mí lo es todo. Sin la beca no podríamos vivir. Nos costaría dinero competir por España y no tendría sentido. Ha sido uno de los motivos en los que me he apoyado para poder vivir de esto. Estoy super agradecida. Si consigo una medalla en Tokio una parte será para ADO.