Una vida entregada a los demás

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La vida de Fernando Cáliz cambió radicalmente hace ocho años cuando le diagnosticaron párkinson. Lejos de hundirse y dejar de practicar lo que más le gustaba, hacer deporte, no dudó en lanzarse a la calle e ir superando retos cada vez mayores, e imposibles para la mayoría de los humanos. Lo último fue correr 200 kms. Y lo hizo además por una causa benéfica: “Corrí para recaudar fondos para Sonrisa Digna, que es un Banco de Alimentos. Después se amplió al tema del párkinson porque yo padezco esta enfermedad y la gente que colabora conmigo me dijo que ya que iba a recaudar fondos también usara una parte para mi operación”.

Fernando no tiene límites. Siempre quiere más y a un reto grande le sigue siempre otro enorme: “Me pongo retos por motivación. El año pasado intenté hacer el mayor número de San Silvestres y este año quería correr 200 kms por algo benéfico. El año que viene queremos hacer algo más grande con la Asociación que hemos creado: Run 4 Your Life

El sanfernandino ha recibido la ayuda desinteresada de muchos deportistas: “Koke me donó una camiseta. Feliciano López, una raqueta y una camiseta. La selección española de rugby me ha firmado un balón. Nacho, del Real Madrid, me ha firmado unos balones… Todo esto se ha sorteado y algo se ha vendido. También hemos regalado alguna cosa. Por ejemplo, hay una niña que tiene leucemia y si ella lo quiere, va antes que yo”.

Fernando Cáliz acaba de cumplir 48 años y sufre párkinson desde que tenía 40. El deporte le sirve para disfrutar de la vida, sabiendo además que su esfuerzo sirve para ayudar a muchas más personas.