Xammar y Rodríguez firman un nuevo bronce en Tokio 2020

xianmar y nico rodriguez medalla
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez, en 470 Masculino, y Joan Cardona, en Finn, protagonistas de las medallas nacionales en vela

Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez despiden los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 por la puerta grande colgándose el bronce en 470 Masculino, presea que se suma a la lograda ayer por Joan Cardona, en la clase Finn. La actuación española se cierra así en estos Juegos con dos medallas de bronce y tres Diplomas Olímpicos (49er, 49er FX y Nacra 17).

Tras la trepidante jornada de ayer, el calendario olímpico de vela llegaba hoy a su fin con la disputa de las Medal Race de las clases 470 Masculino y Femenino. La atención española se centraba en la tripulación de Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez para saldar con medalla el paso de la flota española por Enoshima.

Sin alardes, la bahía de Sagami nos decía adiós con el viento justo, el justo para hacer sudar a las tripulaciones cada una de las posiciones definitivas. Con el oro adjudicado a los australianos Belcher y Ryan, Xammar y Rodríguez peleaban por la plata con los suecos Dahlberg y Bergstrom, sin perder de vista a neozelandeses y británicos para asegurar el bronce.

Esta mañana, Jordi Xammar se decía a sí mismo: “hazlo como quieras, pero vuelve con una medalla”. Y así lo hicieron.

En una regata apretada, bonita, en la que todos han peleado sus puestos, el catalán Jordi Xammar y el gallego Nicolás Rodríguez han sabido jugar sus cartas, sin riesgos y con constancia, para cruzar la línea de llegada en quinta posición y celebrar como merece ese preciado metal.

Jordi Xammar: “ha sido una regata como toda la campaña: sufrir, sabiendo que las cosas se pueden complicar, pero creyendo en nosotros mismos y luchando hasta el final. Y al final hemos podido ganar esta medalla”.

Una medalla que, que como dice Nico Rodríguez, “sabe a gloria. A trabajo bien hecho. Hemos sufrido pero al final los sueños se hacen realidad”.

La tripulación del 470 Masculino cierra así el paso de la vela española por los Juegos Olímpicos de Tokio con un saldo positivo de dos medallas de bronce (Finn y 470 M) y tres Diplomas Olímpicos (49er FX, 49er y Nacra 17) el premio a cinco años de esfuerzo. Cinco años muy duros en los que nuestros deportistas han superado mucho más que una preparación olímpica.

El primero en hacer balance era Javier Sanz, presidente de la Real Federación Española de Vela: “Han sido unos Juegos Olímpicos muy emocionantes de principio a fin. Todo el equipo español ha demostrado un altísimo nivel y, sobre todo, nos ha dado una lección de vida: nunca hay que rendirse. Estoy muy orgulloso del trabajo realizado. El equipo vuelve a casa con dos medallas y tres diplomas, unos resultados muy meritorios. Quiero agradecer a los deportistas, entrenadores y equipo pluridisciplinar el esfuerzo sobrehumano que han realizado en esta campaña olímpica. Gracias por hacernos disfrutar de la vela”.

Y siempre en segundo plano, tras los deportistas, un amplio equipo pluridisciplinar y técnico que ha sabido apoyarlos, formarlos, darles la mano y poner cada uno su granito de arena para que el trabajo de estos años brillara como lo ha hecho. Al frente de esta importante trastienda, Santi López-Vázquez, director de preparación olímpica: “El objetivo del equipo olímpico español de vela era recuperar medallas para España en este deporte y eso lo hemos conseguido. Evidentemente traíamos un equipo muy fuerte, con muchísimas aspiraciones y nos hubiese gustado poder conseguir más, pero sabemos la dificultad que conlleva. Han costado mucho, han sido todas muy sufridas y hemos de estar muy satisfechos de todo el trabajo realizado”.