El K4 500 proporciona al piragüismo español la tercera medalla de plata en los JJOO de Tokio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El subcampeonato olímpico logrado por el K4 500, integrado por Saúl Craviotto, Marcus Cooper Walz, Carlos Arévalo y Rodrigo Germade, ha proporcionado al piragüismo español la tercera medalla de plata en los JJOO de Tokio, de tal forma que cierra su participación convertido en el deporte español con más preseas.

El cuarteto español completó una final estupenda desde el principio hasta el final, dominando la carrera durante una gran parte de la misma, sin embargo, el equipo alemán logró imponerse en los metros finales con un tiempo final de 1:22.219, mientras que España marcó un crono de 1:22.445. Eslovaquia fue tercera.

Antes de eso, los cuatro deportistas ya demostraron que estaban capacitados para todos en la semifinal, disputada una hora y media antes y en la que España y Alemania ya demostraron su favoritismo puesto que cada una de estas selecciones se llevaron el triunfo en las dos semifinales.

Tras abandonar orgullosos el agua posaron con los miembros del Comité Olímpico Español y del Gobierno que acudieron a presenciar la gran final. Entre ellos estaba el presidente de la RFEP, Pedro Pablo Barrios; el presidente del COE, Alejandro Blanco; el Ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta y el director general del CSD, Albert Soler.

Los palistas se mostraron felices y orgullosos de esta medalla de plata y especialmente exultante se mostró un Saúl Craviotto que se convierte en el deportista olímpico español más laureado de la historia con cinco medallas (2 oros, 2 platas y 1 bronce), las mismas que el canoísta David Cal.

“Somos un equipo increíble, no solo este K4; tenemos la suerte de disfrutar de una selección con un gran nivel, que hemos conseguido seguir sumando medallas para nuestro país”. Además, sobre el hecho de haber igualado el número de medallas de David Cal, se refirió a él como “un deportista absolutamente excepcional y un ejemplo del que el piragüismo se siente muy orgulloso”.

Carlos Arévalo, por su parte, declaró que la palabra que mejor define todo esto es “alegría. Creo que hemos estado dominando la carrera bastante rato. Ha sido al final cuando se nos han ido, pero bueno, lo hemos dado todo y estamos muy contentos”, reflexionaba.

“Nuestro plan era ganar la carrera, hacer nuestra regata, olvidarnos del resto y dar el 100%. Es lo que hemos hecho pero no hemos podido ganar. En el deporte, unas veces se gana y otras se pierde. Es así”.

El balear Marcus Cooper Walz, que sumó su segunda medalla olímpica en este K4, también se mostró “contento” después de la final. “Es una plata que sabe a oro. Nos ganaron por una diferencia muy pequeña los increíbles alemanes, se lo merecen”, declaraba.

“Como equipo estamos muy unidos; hemos compartido muchas cosas juntos, muchos momentos y muchos entrenamientos diarios. Saúl es nuestro capitán, es un gran honor estar con él, ser su amigo, entrenar con él y estar en su misma embarcación. Ahora tiene cinco medallas olímpicas, es espectacular”, explica sobre el hito de su compañero Craviotto.

Rodrigo Germade valoró de forma similar el resultado de la prueba, pero también hizo referencia a los entrenamientos durante la pandemia. “Tuvimos que adaptarnos mucho en el confinamiento. La pandemia en España al principio fue muy dura  y tuvimos que intentar sacar entrenamientos en casa como pudimos”, iba contando.

“Fue duro porque se perdió mucho la forma. Luego, cuando pudimos salir de casa intentamos recuperarla lo más rápido posible. Conseguimos hacer un grupo burbuja y estar aislados para no coger el virus. Pero ha sido un proceso complicado”.

Pedro Pablo Barrios, presidente de la Real Federación Española de Piragüismo, quiso felicitar a todo el equipo por el desempeño puesto en Tokio. “El resumen de estos Juegos tan complicados para todos no puede ser más favorable”, ha contado poco después de que nuestros palistas terminasen la competición.

“Hemos conseguido 3 medallas de plata, 7 diplomas y todos los deportistas que han participación se han ganado nuestra más absoluta admiración”, ha seguido contando, orgulloso de lo visto durante todos estos días.

“Esto no es fácil, aquí viene todo el mundo a ganar y nosotros hemos conseguido unos grandes resultados. Somos el deporte español con más medallas en estos Juegos. Felicidades a todos, somos un gran equipo”.

No hay que olvidar que el piragüismo español sale de los Juegos con las tres platas obtenidas por el K4 500, por Maialen Chourraut y por Teresa Portela, tres preseas que se suman a las 16 anteriores, dejando a este deporte como el segundo más laureado por detrás de la vela.

La cosecha se inauguró en Montreal 76 con una medalla de plata en K4 1.000 (Herminio Menéndez, José María Esteban Celorrio, José Ramón López Díaz-Flor y Luis Gregorio Ramos Misioné); a la que siguieron en Moscú 80 la plata en K2 500 (Herminio Menéndez y Guillermo del Riego) y bronce en K2 1.000 (Herminio Menéndez y Luis Gregorio Ramos Misioné); en Los Ángeles 84 bronce en C2 500 (Narciso Suárez y Enrique Míguez); en Atenas 2004 oro en C1 1.000 (David Cal) y plata en C1 500 (David Cal); y en Pekín 2008 oro en K2 500 (Saúl Craviotto-Carlos Pérez Rial) y dos platas en C1 1000 y C1 500 (David Cal).
A continuación ganaron 3 en Londres 2012 con 2 preseas de plata en C1 1000 (David Cal) y K1 200 (Saúl Craviotto) y un bronce en eslalon K1 (Maialen Chourraut); y 4 en Río 2016 con 3 oros: K1 1000 (Marcus Cooper Walz); K2 200 (Saúl Craviotto-Cristian Toro) y eslalon K1 (Maialen Chourraut), y bronce en K1 200 (Saúl Craviotto).